Durante el siglo IX, las denominadas segundas invasiones tuvieron varios protagonistas. No solo los vikingos irrumpieron en tierras cristianas, sino que magiares y sarracenos hostigaron a la cristiandad en diversos puntos de la geografía europea, extendiendo el miedo y el terror en estos oscuros años. En muchos puntos de la Europa oriental se referirán a los magiares con la palabra ogro.

Ejercito de Sarracenos
Ejercito de Sarracenos

En este noveno siglo de la era cristiana, el Mediterráneo occidental estaba dominado por piratas musulmanes, con una actividad incesante desde sus bases del norte de África, principalmente situadas en las costas argelinas y tunecinas; aunque también piratas procedentes de al- Andalus habían convertido el que fue el seguro Mare Nostrum en un foco de continua incertidumbre y peligro constante. Aventurarse a la navegación en estos años, suponía un seguro riesgo de acabar en manos sarracenas, y en el mejor de los casos, ser vendido como esclavo en los mercados especializados andalusíes de Denia y Tortosa o en cualquier otro del norte africano.

Desde el año 827 era habitual la presencia de naves sarracenas en las costas italianas, realizando incursiones y saqueos de manera intermitente pero sin grandes daños, convirtiéndose en algo habitual. Ese mismo año, el tercer emir Aglabí  Ziyadat Allah, se sintió con suficientes fuerzas para acometer la conquista de Sicilia, en poder de los bizantinos en esos años, y tomó la ciudad de Mazzara situada en el extremo suroeste de la isla. Los bizantinos opusieron una obstinada resistencia, pero poco a poco, fueron cayendo una tras otra, el resto de ciudades de la isla. La ciudad de Siracusa fue la última en ser tomada, después de tres años de resistencia al cerco musulmán. No conformándose con Sicilia, los musulmanes pusieron pie en el sur de Italia, ocupando Bríndisi, Tarento y Bari; después saquearon la ciudad y el puerto de Ancona, en el Adriático.

Mapa Antiguo de Sicilia
Mapa Antiguo de Sicilia

Con todas estas nuevas posesiones sicilianas y al sur de la Península Itálica, no es de extrañar que llegado el año 846, aprovechando la buena mar que suele ofrecer el verano Mediterráneo, una flota sarracena compuesta por ochenta naves, apareciese en el Mar Tirreno, frente a las costas de Ostia y Civitavecchia, muy cerca de la desembocadura del río Tiber. Una vez saqueadas estas dos ciudades, muy pequeñas en esta época, remontaron el río hasta llegar a las puertas de Roma, era la madrugada del 24 al 25 de agosto.

No disponiendo de suficientes efectivos para asaltar las murallas de la legendaria ciudad, pues por el número de naves podemos cifrar en torno a un millar los efectivos de los asaltantes, se dedicaron al saqueo sistemático de todo lo que se encontraba a extramuros. El saqueo, pillaje y destrucción a las que fueron sometidas las emblemáticas basílicas católicas de San Pedro y San Pablo, causó gran conmoción en la sociedad cristiana de la época; los monjes de estos Santos edificios, fueron capturados y vendidos como esclavos. Ambos templos, fueron defendidos con ahínco, pero sin éxito, por una pequeña guarnición de soldados voluntarios cristianos formada por lombardos, francos, frisones y sajones, que pudiendo haberse refugiado tras las murallas de Roma, eligieron defender las basílicas de los Apóstoles hasta que encontraron la muerte bajo las espadas sarracenas. Posteriormente a estos hechos, en el año 848, y a causa de ellos, el Papa León IV ordenó levantar lo que hoy conocemos como murallas leoninas, nombre que hace referencia a este Papa, delimitando aún hoy el perímetro del actual Estado Vaticano.

Muralla del Vaticano
Muralla del Vaticano

En los años posteriores al saqueo de Roma del 846, expediciones de piratas sarracenos intentarán remontar el Tiber en diversas ocasiones, pero unas veces las tormentas y otras la oposición de flotas cristianas, truncarán estas nuevas intentonas de incursión y saqueo.

.- Magiares*. Magiar, húngaro. Natural de la actual Hungría.
.- Ogro*. Ugro o húngaro. Voz identificada con el terror que causaba la presencia magiar. Durante generaciones las madres eslavas regañarán a sus hijos diciéndoles “que viene el ogro”.
.- Sarracenos*. Piratas musulmanes que operaban en el Mediterráneo contra intereses cristianos.
.- Aglabí*. Dinastía musulmana del norte de África entre los años 800-909. Su capital era Kairuán, situada en Túnez.

Bibliografía y recursos web

.- “29 Historias para conocer mejor la Edad Media”Juan Vilmont, Editorial Circulo Rojo, Almeria 2015.
.- http://www.conocereisdeverdad.org/pic/4671
.-https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons
.-http://farm4.static.flickr.com/3062/2404047746
.-http://3.bp.blogspot.com/-nft6CRDMiII/TiSkxyz

No hay comentarios

Dejar una respuesta