Evidencias de arte Neanderthal

Parece mentira pero es cierto, existe una cueva, o lo que queda de ella, ubicada en el recoveco entre el rompeolas del espigón del Faro de Navidad y el monte que alberga el castillo de Fajardo y justo debajo del Fuerte Navidad, en la bocana de entrada al puerto de Cartagena, que en el Paleolítico Medio Clásico estuvo habitada o fue lugar de abrigo de Neandertales (Homo Neanderthalensis).

Cueva de los Aviones
Cueva de los Aviones

La cueva de los Aviones estuvo situada unos 7 kms hacia el interior pero con el final de la Glaciación Würm quedó parcialmente sumergida, supone un importante yacimiento arqueológico y paleoantropológico a partir del año 2010 y gracias al hallazgo de numerosas conchas marinas de bivalvos y gasterópodos, con restos de pigmentación en color rojo, naranja y negro.

El equipo de investigación que las sacó a la luz dedujo que se trataba de una evidencia clara, que muestra como estas conchas fueron trabajadas y utilizadas por Neandertales como abalorios (adornos personales), o quizás como una simbología de alguna manera artística pero que se nos escapa a nuestro entender, lo que parece claro es que el Hombre de Neanderthal utilizaba distintos materiales a su alcance para representar sus emociones.
Este yacimiento es actualmente junto con el de la cueva de Antón en Mula (Murcia), el único documentado en el que se han encontrado abalorios de este tipo, lo curioso que la datación de estas piezas es de aproximadamente hace 50 mil años, lo que parece inverosimil es que ya se utilizasen estas “cuentas” solo unos 10 mil años antes de que el Homo Sapiens colonizase la Península Ibérica.

Concha decorada y con pigmentos nehandertales
Concha decorada y con pigmentos nehandertales

Es de suponer que los bivalvos y gasterópodos estaban incluidos en la dieta alimenticia de este género de homo, pero es curioso que dentro del gran número de las conchas encontradas hay algunas de una especie que hoy día no son consideradas comestibles.
Tras encontrar dos moluscos de la familia Glycymeris insubrica muy bien conservados y después de su limpieza se advierten dos orificios en la zona del umbo, así como restos de pigmentación de color rojo, que más tarde se identifico como hematita (mineral de óxido de hierro, muy abundante en la Sierra Minera de Cartagena y de La Unión) lo que sugiere su uso ornamental.
En otras conchas se identifican varios pigmentos de diferentes sustancias mezcladas (lepidocrocita rojiza con carbón, dolomita, hematita y pirita) y un metatarso de caballo con pigmentos anaranjados, esto podría explicarse de tal manera, las conchas pudieron ser utilizadas como recipientes para la mezcla de pigmentos de diferentes colores y el metatarso como útil para remover y mezclar dichas sustancias.

En definitiva la importancia del hallazgo se transmite a través de tres apartados principales, primero se trata de los abalorios ornamentales en conchas más antiguos atribuidos al Homo Neanderthalensis hasta la fecha, segundo el uso de los mismo confiere una capacidad de comportamiento simbólicamente organizado, que hasta este momento solo era atribuible al hombre moderno y tercero contribuyen a respaldar a los neandertales como autores de los objetos de adorno chapelperronienses.

Este articulo ha sido realizado por nuestro compañero de la UNED; Rafa Cepas Pedragosa

Referencias web
– Wikipedia, Cueva de los aviones
– La verdad digital, artículo “es muy fuerte lo de los neandertales en Murcia”
– Reportaje de la UMU sobre la capacidad intelectual de los neandertales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta