Corona imperial austríaca by Gryffindor
Corona imperial austríaca

Poderes universales es la expresión utilizada en Europa Occidental desde la Edad Media para referirse al Pontificado y al Imperio, por cuanto ambos se disputaban el llamado Dominium mundi (dominio del mundo, concepto ideológico con implicaciones tanto terrenales como trascendentes en un plano espiritual), y mantenían con el resto de los agentes políticos una pretensión de superioridad, cuya efectiva plasmación en la realidad fue muy desigual, dada la existencia de factores como la dispersión territorial, el bajo nivel de desarrollo técnico y productivo del modo de producción feudal y la tendencia social y política del feudalismo a la descentralización

Tiara de Pablo VI by Elizabeth Roy
Tiara de Pablo VI

del poder. No obstante, los poderes universales pervivieron durante la Edad Moderna, aunque su inoperancia en las relaciones internacionales fue evidente desde la segunda mitad del siglo XVII. El comienzo de la Edad Contemporánea y la Revolución liberal, con las guerras napoleónicas y las unificaciones nacionales alemana e italiana, supusieron el fin efectivo del Imperio y el confinamiento territorial del Papado al Vaticano, que aún así mantuvo su capacidad de influencia en el mundo actual.

Enrique VIII de Inglaterra y el emperador Carlos V con el Papa León X (1520)
Enrique VIII de Inglaterra y el emperador Carlos V con el Papa León X (1520)

En el Siglo XV el Papado había alcanzado el esplendor, la cima del prestigio espiritual e intelectual. Pero hacia mediados del Siglo XVI ya se difundían ideas más “laicas”, que instaban vivir intensamente sin más obstáculos que los establecidos por la propia Naturaleza. Era lo propuesto por el nuevo ambiente Renacentista. Ahora lo importante no era el hombre en su relación con Dios, sino el propio hombre como centro… Esto dio lugar a que se expandiera el mercantilismo y se justificara la esclavitud de quienes eran paganos… Por entonces, Maquiavelo escribía: “el fin justifica los medios”.

Alejandro VI - Cristofano dell'Altissimo
Alejandro VI

Estas nuevas ideas se introdujeron en todos los órdenes, incluso en el solio pontificio. Papas como Inocencio VIII (1484-92) o Alejandro VI (Rodrigo Borgia; 1492-1503) son ejemplos de nepotismo, corrupción y codicia. En apenas 50 años, se había pasado del “Papa de la concordia” (Nicolás V) a Pontífices que eran cada vez más ‘guerreros’ (como Julio II). El papado se deterioraba cada vez más por su vida mundana, sus gastos, extravagancias y campañas militares. A comienzos del Siglo XVI el alto clero pasaba el tiempo buscando diversión.

Martín Lutero
Martín Lutero

La iglesia cristiana peligraba. En 1517 sufría la división del sector norte de Europa (protestantismo) y en medio de los conflictos religiosos surgió la teoría del derecho divino del poder real -o absolutismo teológico-. Estaba surgiendo el absolutismo (gobiernos en que el poder residía en una persona, el rey, al cual se consideraba ‘la única fuente de legalidad’). Esa clase de monarquía se desarrolló desde el siglo XVI hasta el XVIII.

Lutero se había visto en la necesidad de entregar el control de las diversas “iglesias nacionales” a sus respectivos monarcas. Y esos soberanos no tenían limitaciones ni controles. Los súbditos solo debían obedecer sus designios. (Así, si el príncipe adoptaba el luteranismo, todos sus súbditos pasaban automáticamente a ser luteranos).

Por su parte, cuando la curia romana llegó al tope de sus enredos por codicia, se culminó en el Saqueo de Roma de 1527. El emperador Carlos V mantiene prisionero al Papa durante muchos meses, y comienza a despojarlo de sus posesiones.

El Saco de Roma
El Saco de Roma

Desde el Siglo XVI, los verdaderos “patronos” de la Iglesia serían los monarcas. Como ejemplo, los reyes españoles poseían el “Patronato Regio” (podían nombrar los clérigos e intervenir sobre la Iglesia Católica). Posteriormente Carlos V sumó a lo anterior el cargo de Patriarca de Indias, obteniendo el control de toda la labor evangelizadora. En definitiva, la Iglesia ya no sería la rectora de la vida intelectual (como lo había sido en la Edad Media).

Bibliografía y Recursos web:
-Ribot, L.: Historia del Mundo Moderno. Madrid, Actas 2006.
-Floristan, A.(Coord.): Historia Moderna Universal. Barcelona, Ariel 2007.
-Azcárate Luxán, B., Azcárate Luxán, M.V., Sánchez Sánchez, J.: Atlas Histórico y Geográfico Universitario. Madrid, Uned 2009.
-Rodrígez-Salgado, M.: Un imperio en transición. Carlos V, Felipe II y su mundo. Barcelona 1992.
-Hale, J.R.: Guerra y sociedad en la Europa del Renacimiento, 1450 – 1620. Madrid, 1990.
commons.wikimedia.org
www.flickr.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta