La Bastida, la gran Capital del periodo Argárico Peninsular

Mapa de situación de la Cultura del Argar
Mapa de situación de la Cultura del Argar

El yacimiento de La Bastida de Totana se encuentra a 6 Km. al noroeste de la localidad murciana de Totana. Ocupa un cerro empinado en la confluencia entre la rambla de Lebor y el barranco Salado.

La Bastida es un enclave de la cultura del Argar, considerado actualmente uno de los más importantes de Europa, en la etapa de la  Edad del Bronce. Este período de especial interés para el conocimiento de nuestro pasado, ya que se produjeron acontecimientos que influyen en nuestro presente, como el avance de la vida sedentaria, el desarrollo de la metalurgia y las desigualdades políticas y económicas.

Murallas defensivas
Murallas defensivas

Desde su descubrimiento y primeras excavaciones a cargo del ingeniero D. Rogelio Inchaurrandieta en 1.869, el yacimiento ha sido objeto de diversas intervenciones arqueológicas. En la actualidad nos muestran una auténtica ciudad de unos 40.000 m2 y en su época de máximo esplendor, hace unos 3800 años, estuvo habitada por unas 1000 personas. En aquel entonces, era uno de los asentamientos más grandes de Europa y del Mediterráneo occidental.

Se han hallado decenas de viviendas, escalonadas en terrazas artificiales a lo largo de las laderas del cerro. El propio enclave se sitúa en un lugar estratégico, oculto desde el valle del Guadalentín y con buenas condiciones naturales para la defensa.

Tumba con ajuar
Tumba con ajuar

Son de especial interés sus tumbas, ya que éstas se localizan bajo el suelo de las viviendas. Solían contener uno o dos individuos en posición encogida, dentro de vasijas de cerámica o de cistas, es decir, cajas hechas con losas o paredes de piedra, donde contenía también ofrendas, como cuencos y ollas de cerámica, armas, útiles y adornos de cobre o plata, y collares de cuentas de hueso, concha y piedra. Las diferencias entre estas ofrendas nos hablan de una comunidad dividida en clases sociales.

Las excavaciones arqueológicas realizadas durante el año 2012 en el yacimiento arqueológico han sacado a la luz un imponente sistema de fortificación único en su época. El hallazgo reafirma, junto al resto de descubrimientos realizados en los últimos años, que la ciudad fue el asentamiento más desarrollado de Europa en términos políticos y militares durante la Edad del Bronce (hace 4.200 años, 2200 a.C.) sólo comparable con la civilización minoica de Creta.

Muralla defensiva
Muralla defensiva

La fortificación constaba de una muralla de 2 a 3 metros de grosor, construida con grandes piedras trabadas con argamasa y reforzada por torres macizas tronco-piramidales distribuidas a escasa distancia entre sí y de unos 4 metros de lado. La altura original del complejo defensivo rondaría los 6 o 7 metros. Hasta ahora se han descubierto seis torres a lo largo de un tramo de 70 metros, aunque el perímetro de la fortificación habría alcanzado los 300 metros. La entrada al recinto se realizaba a través de un pasillo flanqueado por potentes muros, que quedaría cerrado con portones encajados entre gruesos postes de madera.

Hábitat en altura
Hábitat en altura

Las excavaciones han puesto al descubierto varias viviendas de grandes dimensiones construidas con muros rectilíneos de hasta 1 m de espesor que, en algunos puntos, contaban con postes de madera embutidos a modo de refuerzo. Las piedras que los conforman están trabadas con argamasa, colocadas a tizón, a soga o en espiga y se disponen en hileras regulares, de las que han llegado a conservarse hasta once superpuestas. Las piedras más utilizadas fueron calcáreas, pizarras y conglomerados, por lo general de tamaño mediano y pequeño.

Tipo de habitat
Tipo de hábitat

Sabemos también que la piedra no era vista, sino que las paredes se revocaban con una capa de barro, seguramente para garantizar su impermeabilidad. Los techos estaban fabricados con barro y entramados vegetales y se sustentaban sobre postes de madera, mientras que los pisos eran de simple tierra batida o bien de barro endurecido. Estas grandes viviendas presentan una planta alargada de entre 50 y 60 m2 de superficie, apenas poseen tabiques internos y cuentan con bancos o repisas de piedra y hogares u hornos. Se disponen siguiendo aterrazamientos artificiales sucesivos que cubren el piedemonte del cerro en dirección a la rambla de Lébor, y se hallan separadas unas de otras por angostos callejones de apenas 1 m de anchura. Además, al noroeste del sector ocupado por estas viviendas hemos hallado lo que parece ser una cisterna de grandes dimensiones, que sufrió diversas remodelaciones internas a lo largo de su uso.

Construida sobre un cerro, en terrazas
Construida sobre un cerro, en terrazas

En conjunto, todas estas construcciones testimonian un amplio programa urbanístico que comenzó a gestarse poco antes de 1800 antes de nuestra era y que alcanzó su máxima expresión en los dos siglos siguientes. que habitó el lugar, tal vez hace algo más de 4000 años. En medio de este poblado se levantó, en un momento hasta ahora incierto, un gran edificio rectangular de potentes muros de piedra y con una planta inferior parcialmente enterrada en el subsuelo que disponía de bancos corridos y estructuras de almacenaje. Semejante construcción indica que desde fechas tempranas La Bastida contaba con una organización social compleja, capaz de introducir un tipo de arquitectura monumental completamente desconocida en la península Ibérica por aquel entonces.

Los numerosos fragmentos de huesos de animales domésticos indican la importancia de la ganadería en la subsistencia diaria, aunque, como en el caso de los restos de plantas comestibles, todavía hemos de esperar los resultados de los análisis en curso para determinar la composición de los rebaños y las modalidades de cultivo practicadas.

Bajo los suelos de las viviendas hemos localizado hasta el momento una treintena larga de sepulturas. Algunas habían sido saqueadas, pero, por fortuna, la mayoría se han conservado intactas y pueden ofrecernos valiosas informaciones sobre la sociedad argárica.

Utensilios encontrados en los ajuares
Utensilios encontrados en los ajuares

Buen número de ellas corresponden a criaturas de menos de cinco años inhumadas en pequeñas urnas de cerámica y con ofrendas modestas. La mortalidad infantil a finales de época argárica era muy elevada, debido al efecto de las enfermedades infecciosas combinado o acrecentado por una alimentación deficiente en amplias capas de la población. Otras tumbas acogieron a dos individuos en combinaciones variadas: hombre y mujer, hombre y criatura y, en lo que constituyó una excepción entre la sociedad argárica, dos hombres. Apenas contamos con individuos ancianos. Los ajuares funerarios no indican que las tumbas excavadas hasta la fecha correspondiesen a individuos de las clases más desfavorecidas de la sociedad argárica, pero tampoco a miembros de la clase dominante que en otros poblados solían habitar barrios emplazados en las laderas superiores y la cima de los cerros. Entre los objetos recuperados figuran hachas, puñales, punzones y brazaletes y pendientes de cobre y plata; copas, ollas y cuencos de cerámica, y collares de cuentas de hueso y piedra.

Difusión

El objetivo de la arqueología es conocer cómo funcionan y cómo cambian las sociedades humanas en cualquier tiempo y lugar. El punto de partida para acceder a ese conocimiento son los restos arqueológicos, aquéllos materiales que las sociedades han ido transformando y desechando, y que, tras una complicada historia, han llegado a nuestras manos.

Bibliografía y recursos web

Cuadrado Ruiz, J. (1935), “Noticia sobre algunos yacimientos prehistóricos en la provincia de Murcia”, Boletín de la Junta de Patronato del Museo Provincial de Bellas Artes de Murcia, n° XIII, pp. 30-37.

García López, Ma M. (1992), La Bastida de Totana: estudio de materiales arqueológicos inéditos. Universidad de Murcia, Murcia.

http://asome.uab.cat/Bastida%20pasado%20y%20presnte.pdf

http://www.murciaturistica.es/es/monumento/yacimiento-la-bastida-366/

http://www.regmurcia.com/servlet/integra.servlets.Imagenes?METHOD=VERIMAGEN_71625

http://www.fernandorey.es/wp-content/uploads/2014/05/la_bastida_totana1.jpg

No hay comentarios

Dejar una respuesta